What is behind the Alma and Baobab collections?

¿Qué hay detrás de las colecciones Alma y Baobab?

Detrás de cada obra de arte se encuentra una inspiradora historia que la lleva a ser como es. Las colecciones Alma y Baobab de David Locco son las más cercanas a la belleza natural de la Tierra, capaces de transmitir la delicadeza de una flor de verdad.

El nacimiento de Alma y Baobab

En el corazón de África existe un árbol milenario cuyas flores son una de las criaturas más delicadas y sofisticadas de la Tierra. Nacen en la oscuridad de la noche, a los veinte años, y su vida queda reducida a unas horas. Por ello, solo unos pocos afortunados han tenido el privilegio de contemplar este capricho de la naturaleza.

David Locco es un ser extraordinario, capaz de hacer realidad aquello que a ojos de los demás resulta alocado. Sólo un símbolo tan puro de elegancia y exclusividad como es la flor de baobab podía ser su insignia.

De la mano de Tatev Zakaryan, miembro del equipo directivo de David Locco, nació la idea de ambas colecciones. Su objetivo principal desde el comienzo de su viaje en el universo de David Locco, ha sido crear joyas desbordantes de personalidad, que se identifiquen a la perfección con la marca.

“No llegó de ninguna parte la idea, simplemente estaba ahí. Toda la firma gira en torno a la sostenibilidad y la belleza extraordinaria. Jonathan González, nuestro CEO, creyó en este concepto y yo lo puse en una joya.” -Tatev.

La primera colección surgida fue Alma: minimalista y llena de elegancia, coincidiendo de tal forma con los valores de la firma que se convirtió en su logo.
La segunda, más ambiciosa y aparentemente imposible, fue Baobab. Su espíritu está en todas partes: la ligereza propia de la flor, su belleza sedosa, el movimiento de sus pétalos, su poder místico… la misma flor, al contemplarla, se vuelve una verdadera joya de la naturaleza, y qué mejor forma de reflejar esto que en una joya real.

El diseño y elaboración artesanal

El mundo del diseño y de la fabricación son muy distintos: ideas que se plasman en papel y parecen inmaculadas muchas veces no se pueden llevar a cabo. David Locco se caracteriza por su perseverancia, por sus ganas de hacer realidad sus sueños más descabellados.

“La colección Baobab ha sido todo un reto: hemos trabajado día y noche durante meses. Primero se hicieron los bocetos, luego el diseño digital, después los renders… siempre teniendo en cuenta que fuese lo más parecido a la flor real, con sus pétalos y su tacto de seda, aunque fuese hecho en metal. Ha sido duro, nos ha costado sangre, sudor y lágrimas. Hemos tenido que descartar más de seis diseños, pero gracias a que cada uno ha aportado su granito de arena ha sido posible” -Tatev.

A pesar de fallar y comenzar de nuevo, esta flor estaba destinada a nacer. Se hicieron numerosas pruebas de fabricación, incluso para los detalles más pequeños: todo debía ser perfecto. En cada nueva fase de la elaboración de una joya aparecen nuevos desafíos: piezas que no encajan exactamente, nuevos elementos decorativos…

“Tuvimos que repetir varias veces las pruebas: exigimos la mayor calidad y perfección en nuestras joyas. Además, Baobab sobresale por su movimiento y ha sido muy difícil plasmarlo a la vez que garantizábamos su seguridad, que no se cayeran las piezas y que todo estuviese bien sujeto.” -Tatev.

Cada joya está compuesta por varias piezas que se unen, se engastan, se funden, se pulen… cada una de ellas con el máximo cuidado y detallismo. La elaboración de un solo pendiente puede llevar 300 horas de trabajo y un único collar, 600 horas.

La fase del diseño, trabajando codo con codo con maestros en diseño digital no florecería sin la ayuda de Vahag, uno de nuestros expertos en fabricación joyera. La correspondencia constante, mes tras mes, para encontrar la manera perfecta de encajar estas piezas se ha conseguido gracias a él. Una artesanía tan minuciosa que le aporta toda su exclusividad y valor. La primera flor que nace de la mano de los humanos.

La ambición de David Locco

Comprender todas las facetas y complejidad de la flor de baobab, desentrañar su simbolismo e identificarnos con ella, la lluvia de ideas hasta llegar a nuestro destino y el trabajo constante entre todos, ha sido fruto de no menos de un año de esfuerzo.

Nada es posible sin grandes personas detrás. La familia David Locco tiene en su alma una pasión ardiente que mueve a cada uno de sus miembros. Gracias a todo un equipo de creativos, artesanos y comerciantes, hemos conseguido que las joyas que habitaban nuestros sueños, descendiesen a nuestra realidad.

Sumérgete en la belleza de cada una de sus piezas

Ahora que ya conoces la historia que hay detrás de nuestras más emblemáticas colecciones, puedes contemplar su belleza desde sus enlaces Alma y Baobab. La fuerza de la belleza y el savoir-faire te esperan.